Políticas posibles para un Madrid agroecológico – ¿Cómo conectar la crisis socio-ambiental, la creatividad social y las políticas públicas?

El sábado 24 de enero tuvo lugar en el Patio Maravillas el primero de varios encuentros con más de 50 personas implicadas en distintos ámbitos de la Agroecología y la Soberanía Alimentaria: productores, consumidores, agentes de la Economía Social, investigadores, impulsores del municipalismo… con el objeto de iniciar un recorrido de encuentro y coordinación entre movimientos que ya están, cada uno a su manera, trabajando por un Madrid agroecológico

En otras áreas metropolitanas del mundo como Bristol (RU), Toronto (Canadá), París o Milán se han creado plataformas para el fomento y planificación territorial en materia de abastecimiento alimentario de proximidad y economía circular, que tienen por objetivo relocalizar las actividades y procesos de la cadena alimentaria y garantizar el acceso a alimentos sanos a toda la población.

Normalmente este tipo de procesos sociales y territoriales son resultado del encuentro entre los agentes sociales y las administraciones locales, en lo que se denominan los Consejos Agroalimentarios o Food Policy Councils.

En el caso de Madrid, contrasta la importante batería de propuestas que se están desarrollando por parte de los los movimientos sociales con la inactividad del gobierno regional. El Programa de Desarrollo Rural de Madrid 2015-2020, que debe explicitar políticas de circuitos cortos de comercialización, incorporación de jóvenes a la agricultura, pequeñas explotaciones, agrocompostaje y otras medidas con especial incidencia en materia de eficiencia energética, reducción de emisiones, economía circular y generación de circuitos cortos de alimentos y de residuos orgánicos tiene un notable retraso y una clara falta de comprensión de estos objetivos por parte de los gestores de estas políticas que siguen entendiéndolo en clave agraria industrial: revalorización de los productos con vistas a la exportación con marca comercial, mercantilización pura y dura).

Esta jornada se inició con unas ponencias para explicar conceptos clave como Agroecología, Soberanía Agroalimentaria, o biorregión, y su posible relación con las políticas locales y regionales. Aunque estos términos no forman parte del léxico de los Reglamentos de la Unión Europea ni de las administraciones públicas que financiarían este tipo de políticas, son términos que engloban significados enraizados en los movimientos sociales, especialmente el ecologismo.

La Agroecología es el enfoque central, entendida como vehículo para alcanzar una soberanía alimentaria en la bio-región, se alimenta en las grandes urbes con conceptos como el de circuitos cortos de comercialización, eficiencia energética y economía baja en carbono o economía circular.

En la jornada se expuso la necesidad de establecer puentes y vínculos entre actores para incidir en las políticas públicas y mejorar la gobernanza a nivel local y regional, sean cuales fueren los resultados en las próximas elecciones]. En este sentido se planteó la posibilidad de crear una Asamblea BioRegional (movimientos sociales) previa a la institucionalización de un Consejo Agroalimentario como los que diseñan y consensúan políticas y medidas de Soberanía Alimentaria en las ciudades y regiones que lideran este proceso en el mundo, a través de Planes o Estrategias Agroalimentarias Locales.

En esta primera sesión se desplegó un abanico de posibilidades de actuación pública en este campo, algunas de las cuales ya están en marcha en distintos municipios, y que lograrían un mayor impacto mediante una planificación integral y coordinada. Comenzando por la producción, se señalaron acciones como la protección del espacio agrario periurbano mediante herramientas como el Parque Agrario de Fuenlabrada, , la facilitación del acceso a tierras a nuevos agricultores con ejemplos como el Parque Agroecológico Soto del Grillo en Rivas Vaciamadrid o el banco de tierras de la Red de Municipios TERRAE.

En cuanto a la distribución y acceso a alimentos, se destacó la importancia de facilitar puestos en los mercados de abastos de los grandes municipios, establecer una red de mercados agroecológicos en los municipios, y fomentar y apoyar las estructuras locales o comunitarias de provisión de alimentos, así como incorporar alimentos “locales” y ecológicos en los comedores colectivos como escuelas, hospitales y otros servicios públicos. En cuanto a la disposición de los residuos, la gestión descentralizada y la recogida selectiva de biorresiduos que retornen compostados para alimentar a la tierra que nos alimenta debe ser una herramienta básica para combatir la pérdida de suelo que se viene produciendo. Como tema transversal se planteó la importancia de la formación y la sensibilización, avanzar en el concepto de alfabetización agroecológica entendida como la educación refundadora de la alimentación, implicando aprender a trabajar la tierra en pequeños cultivos o huertos comunitarios que hagan respirar a la ciudad, al tiempo que se cambian hábitos de consumo y alimentarios.

Al planificar el suministro alimentario de Madrid parece ser necesario definir los ámbitos de lo local y la proximidad, pues el territorio de suministro desborda ampliamente los límites administrativos de la Comunidad. Desde el momento en que se estableció la capitalidad en la ciudad de Madrid, con la atracción de población y la especialización económica que ello supuso, se comenzó a superar la capacidad de abastecimiento de su territorio, lo que significa que desde el siglo XVI se ha provisto en sus mercados de abastos desde Extremadura, La Mancha, Segovia o Levante… y estas siguen siendo en gran medida las fuentes de suministro de los grupos de consumo agroecológicos. En este sentido se hace necesario plantearse hasta dónde llevar la planificación territorial Agroecológica de la metrópoli de Madrid y cómo generar ese espacio de confluencia para construir colaborativamente una alternativa al modelo de consumo de la región centroibérica.

La próxima reunión sera el 21 de febrero a las 11 horas en el Patio Maravilla  y en ella se presentará un plan de trabajo para el próximo trimestre organizado en tres comisiones de trabajo (capacidad productiva y formación, acceso alimentos y comercio, y cultura y gobernanza) con la idea de profundizar en la Carta de REAS “Por una Soberania Alimentaria desde nuestros municipios” y avanzar colaborativamente en estos retos y aportar  debate alimentario a la agenda de las elecciones municipales y autonómicas de Mayo 2015.

Abél Esteban. Ecologístas en Acción

Carolina Yacamán. REAS Madrid.

Franco Llobera. Aulas Agroecologia y de Municipalismo UNIPOSIBLE Sierra Norte.

Nerea Morán. Surcos Urbanos.

Pablo Saralegui. Iniciativa Soberania Alimentaria Madrid ISAM

Marian Simó. Departamento Urbanismo. ETSArquitectura UPM

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Madrid Agroecológico, soberanía alimentaria y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s